Como hacer una Fondue de queso perfecta!
 
 
Este plato tradicional suizo es ideal para una reunión con familia o amigos. Es divertido, sencillo y versátil, ya que se pueden utilizar diferentes quesos, pero es importante seguir bien cada paso para obtener un buen resultado. Algunas de las cosas a tener cuenta para hacer una fondue de queso son:
 
1. El mejor sabor se consigue mezclando dos tipos de queso y puedes experimentar con diferentes combinaciones. Los quesos básicos para la fondue son los quesos suizos: Gruyere, Emmental, Vacherin, Appenzeller o Fribourgeois, aunque también funciona bien el  el Cheddar, el Gouda o el Comté e, incluso, algún queso azul si quieres darle un toque diferente. En cualquier caso, deben ser quesos que se derritan fácilmente.
 
Hay que calcular aproximadamente 200 gr de queso por persona.
 
2. El vino es un ingrediente fundamental ya que el ácido tartárico que contiene ayuda mantener la consistencia de la fondue y equilibrar la grasa. Los mejores son los vinos blancos secos tipo Sauvignon blanc, Pinot o Chardonnay, aunque no es necesario un vino caro. Hay que calcular unos 100 cc por cada 200 gr de queso.
 
Si no se desea emplear vino, se puede sustituir por jugo de limón ya que el ácido cítrico tiene el mismo efecto. En la receta tradicional, además del vino se emplea kirsch (aguardiente de cerezas), pero podemos probar con otros licores como vodka, ron o coñac.
 
3. El recipiente típico, llamado caquelón, ha de ser de barro, de cerámica refractaria o de hierro grueso esmaltado, ancho y no muy profundo. No se aconseja que sea metálico.
 
4. Hay que emplear un espesante como maicena, harina o fécula y disolverlo en el vino antes de fundir el queso, sin que queden grumos.
 
5. El queso se debe derretir gradualmente, a fuego lento y manteniendo la temperatura constante, sin hervir. Para que esto sea más fácil es conveniente triturar el queso antes de fundirlo.
 
6. Para remover la fondue hay que utilizar una cuchara de madera, de pala ancha. El movimiento para revolver una fondue de queso debe ser lento y constante, y en forma de ochos, llegando hasta el fondo.
 
7. La fondue tradicional se acompaña de pan blanco con bastante corteza. Un truco para no perderlo dentro de la fondue (en cuyo caso, según la costumbre suiza, debes pagar la bebida) es cortarlo a daditos y darle un golpe de calor en el horno. Puedes acompañarla también de salchichas, patata, pepinillos, verduras al vapor, tomates cherry o manzana.
 
8. La bebida que debe acompañar la fondue debe ser vino, cerveza o té caliente, para facilitar así su digestión, nunca agua, que produciría justo el efecto contrario.
 
 
Ingredientes para 4 personas:
 
2 vasos de vino blanco seco
400 gr Queso Gruyere
400 gr Queso Emmental
2 cucharadas de jugo de limón
2 cucharadas de maicena
4 cucharadas de Kirsch o aguardiente
Media cucharadita de nuez moscada
1 diente de ajo
Pimienta
Pan y los acompañamientos que desees servir
Debes reservar un poco más de vino y de queso para ajustar la consistencia si es necesario. Puedes sustituir alguno de los quesos por otro de los que hemos mencionado anteriormente y que puedes encontrar en nuestra web.
 
Preparación:
 
1. Frota el ajo dentro de la olla de fondue.
 
2. Vierte el vino blanco y el jugo de limón en la olla y enciende el quemador.
 
3. Deja que el vino y el jugo de limón se calienten, sin llegar a hervir.
 
4. Diluye la maicena en una taza con un poco de vino y el Kirsch. Reduce el fuego y añade la mezcla, removiendo para que no queden grumos.
 
5. Tritura el queso y añádelo a la mezcla, sin dejar de remover
 
6. Con una cuchara de madera, mezcla bien, revolviendo con regularidad y en ochos.
 
7. Agrega la nuez moscada y pimienta al gusto.
 
8. Si la mezcla queda demasiado dura, agrega más vino. Si la mezcla es demasiado blanda, añade más queso.
 
9. Lleva la olla directamente a la mesa sobre su quemador para que mantenga el calor.
 
10. Tras hacer la fondue de queso, sólo queda servir el pan y los acompañamientos y…¡a disfrutar!

Agradeciemientos a: http://www.quesoadictos.com
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Sopa de Lentejas (Luego de un ayuno)
 
Ingredientes
 
 
2 tazas de lentejas marrones o verdes sin cocer
8 tazas de agua o caldo de verduras
1 cebolla grande picada
2 zanahorias grandes en rodajas gruesas
1 costilla de apio picado
2 grandes patatas doradas o rojas cortadas en grandes cubos
2 hojas de laurel
2 cubos de caldo de verduras se utilizan si se utiliza agua en lugar de caldo
1 cucharadita de cilantro molido
1/2 cucharadita de comino molido
Pimienta recién molida al gusto
2 dientes de ajo picado
Condimentos adicionales: 1/4 cucharadita de cilantro, 1/4 cucharadita de comino, 2 dientes de ajo picado
sal al gusto
4 onzas de espinaca fresca picada si hojas grandes
2 cucharaditas de vinagre de vino tinto o jugo de limón
 
Preparación:
 
Recoge las lentejas y enjuágate bien.
 
Inicie el calentamiento de agua o de caldo en la olla a presión mientras corta las verduras. Agregue todos los ingredientes excepto los condimentos adicionales, sal, espinacas y vinagre en la olla y hervir. Selle la olla y cocine a alta presión durante 10 minutos. Retire del fuego y deje reposar durante 5 minutos antes de usar un método de liberación rápida para liberar la presión. (Si usted no tiene una olla a presión, simplemente puede cocinar esto en la estufa hasta que las lentejas estén tiernas, aproximadamente una hora.)
 
Asegúrese de que las lentejas y las patatas estén tiernas; Si no, cocine, cubierto pero no a presión, hasta que esté hecho, añadiendo agua si parece demasiado gruesa. Retire las hojas de laurel y agregue los condimentos adicionales, sal y espinacas. Compruebe los condimentos, agregando más comino y cilantro según sea necesario. Cocinar por sólo unos minutos para marchitar la espinaca. Agregue el vinagre o el jugo de limón y sirva.
 
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS

Agradecimiento a Howcast Youtube

Publicado en RECETAS JUDÍAS
Porque comemos lácteos en Shavuot?
 
La leche es desde que nacemos nuestro primer nutriente. En relación con la Torá, la leche resulta una metáfora prodigiosa del poder nutritivo de los Textos Sagrados y todos sus misterios.
 
De todas las alusiones, compartiremos dos. Una fue hecha por el Rabí Abraham ben Meir ibn Ezra -destacado intelectual judeo-español que nació en el 1092 en Tudela y murió en Calahorra en 1167-, quien, en su comentario del libro El Cantar de los Cantares 4, 9, decía que la Torá Oral y la Torá Escrita son como los pechos de la mujer amada, de los que brota la leche, es decir, la sabiduría.
 
Esta primera imagen bella y mística de la Torá traza un paralelo entre la leche, base de la alimentación humana desde la tierna infancia y la Torá, sustento espiritual del pueblo judío.
 
La otra alusión procede del comentarista Rabi Ranjal, el Luzzato – cabalista italiano- quien decía que, como todos los años se vuelve a leer la Torá desde el principio, en cada relectura brota más luz. Entonces, cuánto más se estudian los Textos Sagrados más leche brota – tal como sucede en la lactancia materna- y más nutritivos resultan.
 
El color también juega un papel importante en esta caracterización de las Sagradas Escrituras. Por su blancura, la leche representa la pureza y también la bondad, una de las siete virtudes de las personas piadosas. Son entonces el color blanco y el poder nutritivo de la leche dos aspectos trascendentes del significado de la Torá y del Shavuot.
 
La miel de la Torá
 
La Torá es también comparada con la miel. El Gaón de Vilna, otro gran sabio cabalista, utiliza la expresión “la Torá es más dulce que la miel” para explicar la ternura que despierta el estudio y la sabiduría. Este genial místico compara la sabiduría con el placer y el entendimiento pleno que produce descubrir los significados más secretos y los misterios más profundos de la Torá.
 
La miel de la Torá no era de abeja.
 
Pero la miel de la Biblia no era de abejas sino de dátiles. Esta miel de origen vegetal se utilizaba desde muy antiguo como endulzar y dar sabor a vinos y otras preparaciones.
 
¿Cómo se preparaba la miel de dátil en los tiempos bíblicos? Se cubrían dátiles de la variedad Medjool, -que son los más jugosos y blandos-, con agua y se ponían a hervir hasta que los frutos quedaban bien ablandados, y luego se reducía el líquido hasta adquirir la consistencia y el color de caramelo oscuro.
 
La vía láctea
 
En cuanto al aspecto religioso de Shavuot, cuentan los maestros de Torá que cuando el pequeño Moisés fue rescatado de las aguas - 6 de Siván, fecha de Shavuot -, sólo aceptó ser amamantado por una nodriza hebrea - que en realidad era su propia madre. Y en memoria de este reconocimiento y de la elección de Moisés se comen alimentos lácteos (según lo explica el Sefer Matamim). Otro aspecto destacable es que el mismo Moisés, en la misma fecha del 6 de Siván bajó del Monte de Sinaí la Torá, la cual, como hemos visto, es comparada con la leche.
 
En cuanto al aspecto naturalista o ecológico, cabe señalar que la festividad de Shavuot tiene lugar en el período del año en que las crías de los animales rumiantes dejan de ser amamantadas. De ese modo, la abundancia de la leche convierte los alimentos lácteos en uno de los ingredientes más habituales –y baratos- de las comidas de la fiesta.
 
En cuanto a la cultura gastronómica asociada a la fiesta, en Shavuot se acostumbra comer y beber alimentos lácteos -que son parte de la dieta cotidiana-, de colores claros (como el arroz, las pastas frescas, los pasteles con queso) y cuyas formas, envueltas o enrolladas (empanadillas como las burekas, las filas, las sambusak de la cocina sefardí, o los crepes y las pastas rellenas como los blintzes y kreplaj asquenazíes) nos recuerdan a los Rollos de la Ley, siempre cubiertos, y cuyo cuerpo nutritivo está en el interior.
 
Otro aspecto de la tradición gastronómica de Shavuot es que la comida festiva debe incluir vegetales o ser vegetariana, por ser una fiesta agrícola. En tiempos bíblicos, los frutos que se recogían eran los dátiles, los higos, las granadas, las olivas y algunas variedades de uvas, de los que se extraía el jugo para hacer bebidas o aceites o se preparaban las mieles, que eran edulcorantes naturales. En España, ahora es el tiempo de las “primicias” del verano: cerezas, fresas, ciruelas, albaricoques, nísperos y lichis. Como verduras de temporada encontramos endivias, hinojo, espárragos blancos, pepinos, calabacines, judías tiernas, habas tiernas, entre otras, que nos llaman la atención por sus sugerentes colores blancos o muy claros.
 
Agradecimiento a http://www.redjuderias.org/
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Queso casero a las Finas Hierbas para Shavuot
 
Ingredientes:
 
* 2 yogures griegos 
* cebollino fresco
* orégano fresco
* albahaca fresca
* hojas de hinojo fresco
* cilantro fresco (en proporción inferior a las otras, pues domina mucho el sabor)
* sal marina
* pimienta
* pimentón picante
 
Como cantidad sólo es fija los 2 yogures, el resto es a vuestro gusto y también escoger la hierba que más os plazca, eso sí, siempre fresca. No utilizar planta seca porque es muy desagradable tropezar en el paladar, después, con sus tallos rígidos y secos.
 
Preparación:
 
Lavar las hierbas, secarlas cuidadosamente sin chafarlas y picarlas muy pequeñitas.
Mezclarlas con el yogur e incorporar la sal, la pimienta y el pimentón.
Poner la mezcla en gasas o en un paño de algodón (que no tenga perfume a detergentes) y colocarla en un colador para que pueda ir soltando el líquido. Yo hice como una bola envuelta en un paño y atado con una goma.
Conservarlo así día y medio en nevera. Después poner la pasta de queso resultante en un recipiente de cristal y ya estará lista para usar. Guardar en frío.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Bolitas de leche para Shavuot
 
Ingredientes:
 
Unos 150 g. de leche condensada
Unos 75 g. de coco rallado
 
Para envolver las bolitas:
 
Un poco mas de coco
Un poco de cacao
Un poco de fideos de colores
Un poco de fideos de chocolate
 
Preparación:
 
En un bol introducimos la leche condensada, a continuación el coco, mezclar muy bien hasta que se ponga como una masa compacta.
Lo metemos en la nevera, para que se endurezca, lo tendremos un mínimo de  una hora, que veáis que se ha endurecido.
Lo sacamos y hacemos las bolitas y la vamos  pasando por Nesquik, fideos, coco…con lo que queráis  (asegurate que todo sea sin gluten).
Meter las bolitas en la nevera y comerlas bien fresquitas.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Blintzes de Queso para Shavuot
 
Ingredientes:
 
4 huevos
½ vaso de leche
½ vaso de agua
1 vaso de harina
¼ vaso de azúcar
unas gotas de esencia de vainilla
1 pizca de sal
1 cucharada de aceite.
 
Para el relleno:
 
2 Vasos de queso cottage (colado)
2 Yemas de huevo
2 Cucharadas de harina
2 Cucharadas de azúcar
1 Cucharadita de esencia de vainilla
 
Preparación:
 
Mezclar los huevos, la leche y el agua. Agregar de a poco la harina, el azúcar y el resto de los ingredientes, hasta formar una mezcla para hacer panqueques, se puede batir en batidora eléctrica o con batidor de alambre. En una panquequera hacer los panqueques de a uno y rellenarlos.
 
Armar los Blintzes dándoles forma triangular. Colocarlos armados en una asadera, bañarlos con crema y espolvorearlos con canela. Darles un golpecito de horno y servir.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Gehakte Leber (Tradicional Israelí)
 
Receta tradicional Judía Ashkenasi la cual se elabora originalmente con higado de pollo pero te traemos su versión vegetariana! 
 
Ingredientes
 
1 libra de carne vegetal o carve
1 cebolla grande picada
2-4 huevos duros
1/4 taza de aceite de oliva
Sal y pimienta
 
Saltee la cebolla en el aceite la mitad hasta que se convierta en oro, a un lado. Cocer el carne vegetal en la misma sartén el aceite en otro medio durante 10 minutos, revolviendo ocasionalmente.
 
La carne vegetal y la cebolla con los huevos en el procesador de alimentos o por un cuchillo afilado. Si utiliza un procesador de alimentos, utilice el botón pulsar para picar.
 
Por último, mezclar la sal y la pimienta al gusto. Mantener refrigerado, y servir frío. Pero yo prefiero tibio picado en el pan de centeno.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Tabuleh Israelí 
 
El burghul es un grano de trigo sometido a un tratamiento de hervido, secado y triturado, toda la zona oriental del mediterraneo acostumbra a comer esta ensalada que cuenta con una variedad de verduras e hidratos de carbono necesarias para un organismo sano, esta ensalada es muy refrescante y es bueno para acompañar todo tipo de platos.
 
Ingredientes:
 
80 gramos de trigo de grano medio fino o burghul
2 tomates maduros
1/2 cebolla
1 ramito de cebollino
1 lechuga
1/2 pimiento verde
1/2 rojo
1/2 amarillo o naranja
1 pepino es opcional
5 cucharadas soperas de perejil
2 cucharadas soperas de menta
2 limones el zumo
4 cucharadas soperas de aceite de oliva
sal a gusto
 
Preparación:
 
Poner el trigo en remojo durante 20 minutos en agua fría enjuagar y escurrir bien ponerlo en la ensaladera y añadir el zumo de limón, el aceite y sal, removiendo bien picar muy fina la cebolla, el perejil y la menta trocear los tomates en dados, también los pimientos; mezclar todo con el trigo rectificar según tu agrado de sal y limón se sirve colocando las hojas de lechuga alrededor poner el tabuleh en la fuente y comer.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Página 1 de 3
Top