Sopa de Lentejas (Luego de un ayuno)
 
Ingredientes
 
 
2 tazas de lentejas marrones o verdes sin cocer
8 tazas de agua o caldo de verduras
1 cebolla grande picada
2 zanahorias grandes en rodajas gruesas
1 costilla de apio picado
2 grandes patatas doradas o rojas cortadas en grandes cubos
2 hojas de laurel
2 cubos de caldo de verduras se utilizan si se utiliza agua en lugar de caldo
1 cucharadita de cilantro molido
1/2 cucharadita de comino molido
Pimienta recién molida al gusto
2 dientes de ajo picado
Condimentos adicionales: 1/4 cucharadita de cilantro, 1/4 cucharadita de comino, 2 dientes de ajo picado
sal al gusto
4 onzas de espinaca fresca picada si hojas grandes
2 cucharaditas de vinagre de vino tinto o jugo de limón
 
Preparación:
 
Recoge las lentejas y enjuágate bien.
 
Inicie el calentamiento de agua o de caldo en la olla a presión mientras corta las verduras. Agregue todos los ingredientes excepto los condimentos adicionales, sal, espinacas y vinagre en la olla y hervir. Selle la olla y cocine a alta presión durante 10 minutos. Retire del fuego y deje reposar durante 5 minutos antes de usar un método de liberación rápida para liberar la presión. (Si usted no tiene una olla a presión, simplemente puede cocinar esto en la estufa hasta que las lentejas estén tiernas, aproximadamente una hora.)
 
Asegúrese de que las lentejas y las patatas estén tiernas; Si no, cocine, cubierto pero no a presión, hasta que esté hecho, añadiendo agua si parece demasiado gruesa. Retire las hojas de laurel y agregue los condimentos adicionales, sal y espinacas. Compruebe los condimentos, agregando más comino y cilantro según sea necesario. Cocinar por sólo unos minutos para marchitar la espinaca. Agregue el vinagre o el jugo de limón y sirva.
 
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Porque comemos lácteos en Shavuot?
 
La leche es desde que nacemos nuestro primer nutriente. En relación con la Torá, la leche resulta una metáfora prodigiosa del poder nutritivo de los Textos Sagrados y todos sus misterios.
 
De todas las alusiones, compartiremos dos. Una fue hecha por el Rabí Abraham ben Meir ibn Ezra -destacado intelectual judeo-español que nació en el 1092 en Tudela y murió en Calahorra en 1167-, quien, en su comentario del libro El Cantar de los Cantares 4, 9, decía que la Torá Oral y la Torá Escrita son como los pechos de la mujer amada, de los que brota la leche, es decir, la sabiduría.
 
Esta primera imagen bella y mística de la Torá traza un paralelo entre la leche, base de la alimentación humana desde la tierna infancia y la Torá, sustento espiritual del pueblo judío.
 
La otra alusión procede del comentarista Rabi Ranjal, el Luzzato – cabalista italiano- quien decía que, como todos los años se vuelve a leer la Torá desde el principio, en cada relectura brota más luz. Entonces, cuánto más se estudian los Textos Sagrados más leche brota – tal como sucede en la lactancia materna- y más nutritivos resultan.
 
El color también juega un papel importante en esta caracterización de las Sagradas Escrituras. Por su blancura, la leche representa la pureza y también la bondad, una de las siete virtudes de las personas piadosas. Son entonces el color blanco y el poder nutritivo de la leche dos aspectos trascendentes del significado de la Torá y del Shavuot.
 
La miel de la Torá
 
La Torá es también comparada con la miel. El Gaón de Vilna, otro gran sabio cabalista, utiliza la expresión “la Torá es más dulce que la miel” para explicar la ternura que despierta el estudio y la sabiduría. Este genial místico compara la sabiduría con el placer y el entendimiento pleno que produce descubrir los significados más secretos y los misterios más profundos de la Torá.
 
La miel de la Torá no era de abeja.
 
Pero la miel de la Biblia no era de abejas sino de dátiles. Esta miel de origen vegetal se utilizaba desde muy antiguo como endulzar y dar sabor a vinos y otras preparaciones.
 
¿Cómo se preparaba la miel de dátil en los tiempos bíblicos? Se cubrían dátiles de la variedad Medjool, -que son los más jugosos y blandos-, con agua y se ponían a hervir hasta que los frutos quedaban bien ablandados, y luego se reducía el líquido hasta adquirir la consistencia y el color de caramelo oscuro.
 
La vía láctea
 
En cuanto al aspecto religioso de Shavuot, cuentan los maestros de Torá que cuando el pequeño Moisés fue rescatado de las aguas - 6 de Siván, fecha de Shavuot -, sólo aceptó ser amamantado por una nodriza hebrea - que en realidad era su propia madre. Y en memoria de este reconocimiento y de la elección de Moisés se comen alimentos lácteos (según lo explica el Sefer Matamim). Otro aspecto destacable es que el mismo Moisés, en la misma fecha del 6 de Siván bajó del Monte de Sinaí la Torá, la cual, como hemos visto, es comparada con la leche.
 
En cuanto al aspecto naturalista o ecológico, cabe señalar que la festividad de Shavuot tiene lugar en el período del año en que las crías de los animales rumiantes dejan de ser amamantadas. De ese modo, la abundancia de la leche convierte los alimentos lácteos en uno de los ingredientes más habituales –y baratos- de las comidas de la fiesta.
 
En cuanto a la cultura gastronómica asociada a la fiesta, en Shavuot se acostumbra comer y beber alimentos lácteos -que son parte de la dieta cotidiana-, de colores claros (como el arroz, las pastas frescas, los pasteles con queso) y cuyas formas, envueltas o enrolladas (empanadillas como las burekas, las filas, las sambusak de la cocina sefardí, o los crepes y las pastas rellenas como los blintzes y kreplaj asquenazíes) nos recuerdan a los Rollos de la Ley, siempre cubiertos, y cuyo cuerpo nutritivo está en el interior.
 
Otro aspecto de la tradición gastronómica de Shavuot es que la comida festiva debe incluir vegetales o ser vegetariana, por ser una fiesta agrícola. En tiempos bíblicos, los frutos que se recogían eran los dátiles, los higos, las granadas, las olivas y algunas variedades de uvas, de los que se extraía el jugo para hacer bebidas o aceites o se preparaban las mieles, que eran edulcorantes naturales. En España, ahora es el tiempo de las “primicias” del verano: cerezas, fresas, ciruelas, albaricoques, nísperos y lichis. Como verduras de temporada encontramos endivias, hinojo, espárragos blancos, pepinos, calabacines, judías tiernas, habas tiernas, entre otras, que nos llaman la atención por sus sugerentes colores blancos o muy claros.
 
Agradecimiento a http://www.redjuderias.org/
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Queso casero a las Finas Hierbas para Shavuot
 
Ingredientes:
 
* 2 yogures griegos 
* cebollino fresco
* orégano fresco
* albahaca fresca
* hojas de hinojo fresco
* cilantro fresco (en proporción inferior a las otras, pues domina mucho el sabor)
* sal marina
* pimienta
* pimentón picante
 
Como cantidad sólo es fija los 2 yogures, el resto es a vuestro gusto y también escoger la hierba que más os plazca, eso sí, siempre fresca. No utilizar planta seca porque es muy desagradable tropezar en el paladar, después, con sus tallos rígidos y secos.
 
Preparación:
 
Lavar las hierbas, secarlas cuidadosamente sin chafarlas y picarlas muy pequeñitas.
Mezclarlas con el yogur e incorporar la sal, la pimienta y el pimentón.
Poner la mezcla en gasas o en un paño de algodón (que no tenga perfume a detergentes) y colocarla en un colador para que pueda ir soltando el líquido. Yo hice como una bola envuelta en un paño y atado con una goma.
Conservarlo así día y medio en nevera. Después poner la pasta de queso resultante en un recipiente de cristal y ya estará lista para usar. Guardar en frío.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Bolitas de leche para Shavuot
 
Ingredientes:
 
Unos 150 g. de leche condensada
Unos 75 g. de coco rallado
 
Para envolver las bolitas:
 
Un poco mas de coco
Un poco de cacao
Un poco de fideos de colores
Un poco de fideos de chocolate
 
Preparación:
 
En un bol introducimos la leche condensada, a continuación el coco, mezclar muy bien hasta que se ponga como una masa compacta.
Lo metemos en la nevera, para que se endurezca, lo tendremos un mínimo de  una hora, que veáis que se ha endurecido.
Lo sacamos y hacemos las bolitas y la vamos  pasando por Nesquik, fideos, coco…con lo que queráis  (asegurate que todo sea sin gluten).
Meter las bolitas en la nevera y comerlas bien fresquitas.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Falafel  Croquetas de garbanzos y su salsa de yogurt
 
 
El faláfel es una croqueta de garbanzos o habas secas cuyo origen se remonta a los tiempos de la Biblia y se originó en algún lugar del subcontinente indio. Actualmente se come en India, Pakistán y Oriente Medio. Tradicionalmente se sirve con salsa de yogur o de tahina, así como en sándwich, en pan de pita o como entrante. En este último caso se sirve con ensalada y tomates.
Para 15 croquetas
 
Ingredientes :
 
300 g de garbanzos lechosos
1 cebolla
1 diente de ajo
1 pizca de bicarbonato de sodio
Perejil fresco
Cilantro fresco
1 cucharadita de comino en polvo
1 cucharadita de cilantro en polvo
Aceite para la fritura
 
Preparación:
 
La noche anterior colocar los garbanzos a remojar con agua en un gran bowl, agregar el bicarbonato y mezclar. Dejarlos como mínimo 12 horas y como máximo 24.
Colar los garbanzos y escurrirlos bien. Colocarlos en el recipiente del mixer o picadora y realizar un puré bien fino. Colocarlos de nuevo en el bowl.
 
Picar juntos, la cebolla, el ajo, el perejil y el cilantro. Añadirlos a los garbanzos y mezclar bien para integrar los ingredientes. Añadir el resto de especias y mezclar con las manos.
Cubrir con papel film y dejar reposar en la nevera una media hora antes de utilizar. Formar croquetas redondas del tamaño de una nuez o de una mandarina pequeña.
 
Freirlas en abundante aceite caliente unos 5 minutos, hasta que estén bien doradas.
Retirarlas e ir colocándolas sobre papel absorvente.
Servir acompañadas de hojas de lechuga, tomates en rodajas, hojas de menta (o de hierba buena) y salsa de yogurt. Otra alternativa es servirlos en pan pita. Puedes ver la receta del pan árabe o pan pita paso a paso está aquí.
 
Salsa de yogurt
 
1 yogurt griego natural
Zumo de medio limón verde
Perejil picado
Cilantro picado
Sal y pimienta
 
Colocar los ingredientes en un bowl pequeño, mezclarlos bien y llevar a la nevera hasta el momento de utilización.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Comer Kasher fuera de casa
 
El popular slogan el “Judaísmo empieza en casa” sigue con el menos conocido “y es vivido y observado en la calle”. La religión judía no es un compartimento mentalizado. Se espera que el judío observe sus tradiciones en todas partes. No es como las religiones que rechazan y huyen del mundo físico. El judaísmo convierte a cada actividad, incluyendo la más mundana, en una oportunidad para conectarse con Di-s. Por consiguiente, si alguien dice: “Yo cuido Kasher en casa, pero cuando estoy en la calle no soy tan cuidadoso”, están malinterpretando el punto. Cuidar Kasher es mantener la identidad judía de uno y la pureza del alma Divina, elevando el mundo a su alrededor. Por lo tanto, no hace diferencia el lugar en donde uno se encuentra…el Kasher debe observarse siempre.
 
Comer afuera
 
Comer en cualquier establecimiento, ya sea un restaurante lácteo o de carne, una pizzería, y similar, debería generar una dosis sana de ansiedad y preocupación al consumidor Kasher. El honesto cumplimiento del kasher no es fácil de mantener en un cocina comercial, y debe ser cuidadosamente planificada y monitoreada por expertos en Kashrut.
En nuestras propias cocinas, tenemos control total de la comida y de los ingredientes, de su compra y de cómo son cocinados y preparados. Pero cuando salimos a comer afuera, esto depende de los chefs y de los dueños del establecimiento de comida. Por lo tanto, debemos asegurarnos que venden lo que esperamos: una comida estrictamente Kasher.
Un símbolo de “Kasher” que cuelga de la ventana del establecimiento no lo hace kasher. Este cartel debe ser apoyado por un certificado de una agencia de certificación Kasher reconocida que provee un entrenamiento riguroso a los expertos en Kasher.
 
Algunas preguntas a tener en cuenta:
 
1.¿Son los dueños y chefs tan cuidadosos con el Kasher como lo soy yo en mi casa?
2.¿Quién supervisa los envíos de la comida cruda e ingredientes para asegurar que son Kasher y que no sean sustituidos por equivocación por variedades no kasher?
3.¿Hay algún experto en Kasher calificado en el lugar (“Mashgiaj”) supervisando el cocinado y preparación para asegurarse que son Kasher?
4. Para los restaurantes de leche, ¿Es la leche y el queso “Jalav Israel”?
5.¿Son los panes, bollos, galletas, postres, etc, “Pat Israel”?
 
Estas son unas pocas pregutas que cada consumidor Kasher debe tener en cuenta antes de elegir a dónde va a ir a comer.
Muchos restaurantes Kasher tienen una supervisión constante, confiable y experta, y expone un certificado vigente Kasher de una agencia de certificación  Kasher reconocida. Otros, no son tan cuidados y pueden no tener supervisión del todo. El consumidos Kasher, es por lo tanto aconsejado en averiguar lo arriba dicho por teléfono antes de ir al lugar, o en persona, antes de decidir comer en el establecimiento. Dueños responsables o gerentes estarán dispuestos a proveer las respuestas de manera respetuosa y comprensible.
 
Comer en casas privadas y en fiestas
 
Uno debe de prestar extremada atención cuando uno come fuera de casa, incluyendo fiestas privadas, almuerzos de trabajo, y hasta incluso cuando uno cena en la casa de un amigo (para personas que pueden estar en diferentes niveles en la observancia del kasher). A menos que sepas el nivel nivel de Kasher en la compra y preparación de la comida, uno debe ser muy prudente y precaverse (siendo muy delicado, por supuesto). Esto no significa que uno nunca puede comer afuera (aunque haya algunos que realmente no lo hacen), solo que se debe estar alerta a las muchas preocupaciones con respecto al Kasher y a los diferentes temas y consultar a un experto Kasher local cuando uno está en duda.
 
Catering y planificaciones de fiestas
 
Tanto como si te han invitado a un evento, o estás planeando uno, debes asegurarte que el encargado del catering tenga una certificación satisfactoria Kasher y esté adherido a la ley de dieta kasher en el nivel más estricto. Cuando se hace un catering en una facilidad no kasher, por ejemplo, el proceso de kasherizar todo el equipo, hornos, cocinas, etc es muy complejo y sólo puede hacerse por expertos conocedores en kasher.
Además, todos los paquetes servidos y comidas preparadas deben de venir de un proveedor kasher que tenga su propia certificación válida kasher. Sin la supervisión experta kasher, hay muchas cosas que pueden “caerse a los agujeros”
Organizadores de eventos, especialmente aquellos que no están familiarizados con las leyes del Kasher, por más buena intención que tengan, pueden introducir comida no kasher o artículos en las canastas que se llevan los invitados, o más sutilmente, usar su aditivo no kasher favorito o utensilio, sin darse cuenta del crítico impacto que puede causar.
 
Viajes y vacaciones
 
Viajar mientras uno cuida el Kasher es hoy en día más fácil que en otras épocas. En la mayoría de los supermercados locales, se ofrecen muchos productos con símbolos de Kasher de una agencia de certificación Kasher reconocida, y muchos venden frutas y vegetales sin procesar.
Aerolíneas y muchos hospitales ofrecen comida Kasher pre empaquetada sin aumentar el costo si se lo pide con anticipación. Recuerda que cualquier comida calentada en un horno no kasher debe ser servida con su doble envoltorio de fábrica intacto; de lo contrario, no puede considerárselo Kasher.
 
La lista de empaque del viajero Kosher:
 
1.Una variedad de fiambres envasados al vacío y quesos
2.Una caja o dos de Matzá
3.Galletitas y caramelos
4.Comidas que se puedan calentar
5.Cajas de Soya deshidratada
6.Pan congelado
7.Comidas para cocinar en el microondas
8.Nueces, pasas de uva, mermelada
 
Comida Kasher que puedes encontrar comúnmente en la mayoría de los supermercados, y en resto de las áreas:
 
1.Frutas y verduras naturales
2.Jugos y bebidas
3.Vegetales enlatados (siempre recuerda buscar el símbolo de Kasher en cualquiera de las comidas procesadas)
4.Cereales y barras de cereales (con su sello)
5.Papas chips (con su sello)
 
Exclusivas vacaciones “Kasher”
 
Hoy en día, hasta se pueden encontrar cruceros con el mejor Kashrut. Hay que averiguar sobre el mismo, antes de planear tu viaje.
Además, algunos hoteles se convierten completamente Kasher para las festividades Judías como ser Sukot, Janucá, y Pesaj. En todos los casos, uno debe asegurarse que la certificación Kasher sea de una agencia Kasher reconocida y confiable.
 
Algunas preguntas populares sobre “Viajando Kasher”
 
P: ¿Puedo pedir un café u otras bebidas calientes en el avión, o en la estación de servicio?
R: Sí. Sin embargo, debes usar tu propio vaso (o un vaso térmico). También debes evitar los cafés saborizados (a menos que tengan un símbolo Kasher en el paquete), café automático, capuccino, y máquinas espresso siendo que sale leche no Kasher del mismo caño.
P: ¿Puedo entrar a un restaurante no Kasher para una reunión de negocios si me aseguro de no comer nada o comer sólo frutas, o incluso comer algo Kasher traído por mi?
R: Es mejor evitar estas situaciones y buscar otra alternativa. En el caso de verdadera presión (por ejemplo, el sustento de uno depende de esta reunión), uno debe aconsejarse con un Rabino Ortodoxo sobre lo que debe hacer.
P: Cuando estoy fuera de casa, ¿Puedo calentar comida en un horno no Kasher?
R: Sí. Debes asegurarte primero que el horno esté completamente vacío y limpio de cualquier residuo de comida o suciedad. También debes envolver con dos envoltorios lo que vas a calentar. Esto se hace envolviendo muy bien la comida con papel de aluminio. Cuando se usa un microonda, se sustituye el papel o el plástico por papel de aluminio, haciendo pequeós agujeros en diferentes lugares del envoltorio para que el vapor pueda salir.
P: Si voy a una cafetería, ¿Puedo comprar cosas que sé que son Kasher?
R: Es mejor evitar esta situación por Maarit Ayin (crear una apariencia de hacer algo incorrecto), ya que otros judíos pueden verte llevar comida y pensar que todo el resto también es kasher. Cuando uno carga un producto empaquetado, como ser, bebidas, una botella de jugo de naranja o una caja de cereales Kasher, entonces está bien, ya que es similar a ir a un supermercado y comprar algo. Uno, sin embargo, no debería cargar una bandeja con comida, ya que puede aparentar a otros que el lugar ofrece servicio de comida Kasher, cuando en verdad, no es así.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Cholent Vegetariano para Shabbat
 
Ingredientes:
 
 
¾ taza de cebada perlada
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla grande, finamente picada
3 dientes de ajo picados
1½ a 2 libras seitan, cortado en trozos de tamaño mordisco ( libre de gluten)
4 patatas medianas blancas, peladas y cortadas en cubitos
3 a 4 zanahorias medianas, peladas y rebanadas
1 libra de tomates maduros, jugosos, cortados en cubitos, o un tomate cortado en cubitos de 14 a 16 onzas
½ taza de vino tinto seco
3 a 3/12 tazas de frijoles rojos cocidos pequeños o dos latas de 15 a 16 onzas, escurridas y enjuagadas
1 cucharada de pimentón dulce
1 cucharadita de pimentón o pimienta de Cayena española (ahumada) al gusto
⅓ taza de perejil fresco picado
Sal y pimienta recién molida al gusto
 
Preparación:
 
Combine la cebada en una cacerola con 1½ tazas de agua. Llevar a ebullición suave, luego bajar el fuego, cubrir, y cocine a fuego lento hasta que el agua se absorbe, unos 35 minutos. Esto no va a cocinar la cebada por completo, pero le dará una ventaja ya que se añade al estofado.
 
Caliente el aceite en una olla grande. Añadir la cebolla y saltear a fuego medio-bajo hasta que esté translúcido. Agregue el ajo y el seitan. Continuar a saltear a fuego medio, revolviendo con frecuencia, hasta que el seitano empiece a dorarse ligeramente.
 
Agregue la cebada, las patatas, las zanahorias, los tomates, el vino, y 4 tazas de agua. Llevar a ebullición suave, luego bajar el fuego, cubrir, y cocine a fuego lento durante 20 minutos.
Agregue los frijoles y el pimentón. Cocine sobre el calor más bajo posible, revolviendo de vez en cuando, durante aproximadamente una hora, o hasta que la cebada y las verduras estén tiernas y los sabores bien casados. Agregue más agua según sea necesario para mantener húmedo; Esto debe ser grueso y guisado como sopa espesa.
 
Agregue el perejil y sazone con sal y pimienta. Cocine a fuego muy bajo durante 5 minutos más. Si el tiempo lo permite, deje que esto se mantenga apagado el calor durante una hora o dos antes de servir para intensificar el sabor y servir.
Tambien se puede elaborar para que se cocine durante toda la noche a fuego muy lento.
 
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Torrijas con miel para Rosh Hashaná
 
Ingredientes:
 
Barra de pan firme blanco
4 huevos
2 litros de leche
Cáscara de naranja y canela en rama
Miel
100 gramos de azúcar
Aceite de oliva
 
Preparación:
 
Cocemos la leche junto con una rama de canela y la cáscara de naranja. Cuando haya hervido se retira hasta que quede templada y entonces añadimos el azúcar removiendo para que se disuelva.
Cortamos el pan en rebanadas como de dos centímetros de espesor, las colocamos en una fuente para remojar junto con la leche de la que hemos retirado la canela y la cáscara de naranja; se dejan empapar bien pero procurando que no se deshagan.
 
Pasamos las rebanadas escurridas de la leche por los huevos batidos y las freímos en una sartén con abundante aceite.
Se van retirando las rebanadas ya fritas sobre una fuente cubierta con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.
Se colocan las torrijas ya hechas en una fuente y se rocían con miel rebajada con agua.
 
Existen muchas variantes de torrijas, por ejemplo quien prefiere hacerlas con pan sentado del día anterior o quien prefiere presentarlas espolvoreadas con azúcar y canela, o con leche en lugar de con miel.
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Página 1 de 2
Top