Gehakte Leber (Tradicional Israelí)
 
Receta tradicional Judía Ashkenasi la cual se elabora originalmente con higado de pollo pero te traemos su versión vegetariana! 
 
Ingredientes
 
1 libra de carne vegetal o carve
1 cebolla grande picada
2-4 huevos duros
1/4 taza de aceite de oliva
Sal y pimienta
 
Saltee la cebolla en el aceite la mitad hasta que se convierta en oro, a un lado. Cocer el carne vegetal en la misma sartén el aceite en otro medio durante 10 minutos, revolviendo ocasionalmente.
 
La carne vegetal y la cebolla con los huevos en el procesador de alimentos o por un cuchillo afilado. Si utiliza un procesador de alimentos, utilice el botón pulsar para picar.
 
Por último, mezclar la sal y la pimienta al gusto. Mantener refrigerado, y servir frío. Pero yo prefiero tibio picado en el pan de centeno.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Tabuleh Israelí 
 
El burghul es un grano de trigo sometido a un tratamiento de hervido, secado y triturado, toda la zona oriental del mediterraneo acostumbra a comer esta ensalada que cuenta con una variedad de verduras e hidratos de carbono necesarias para un organismo sano, esta ensalada es muy refrescante y es bueno para acompañar todo tipo de platos.
 
Ingredientes:
 
80 gramos de trigo de grano medio fino o burghul
2 tomates maduros
1/2 cebolla
1 ramito de cebollino
1 lechuga
1/2 pimiento verde
1/2 rojo
1/2 amarillo o naranja
1 pepino es opcional
5 cucharadas soperas de perejil
2 cucharadas soperas de menta
2 limones el zumo
4 cucharadas soperas de aceite de oliva
sal a gusto
 
Preparación:
 
Poner el trigo en remojo durante 20 minutos en agua fría enjuagar y escurrir bien ponerlo en la ensaladera y añadir el zumo de limón, el aceite y sal, removiendo bien picar muy fina la cebolla, el perejil y la menta trocear los tomates en dados, también los pimientos; mezclar todo con el trigo rectificar según tu agrado de sal y limón se sirve colocando las hojas de lechuga alrededor poner el tabuleh en la fuente y comer.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Pan Pita (Tradicional Israelí)
 
El llamado el pan nacional de Israel, popular debido a su suave y agradable textura. Los orígenes de la pita son más bien mundanos: los árabes, judíos, turcos, griegos y armenios la han comido de una manera u otra desde tiempos inmemoriales.
En su forma más sencilla, la pita es un pan redondo y chato horneado, hueco al ser cortado, lo que lo vuelve ideal para rellenarlo y preparar una gama casi infinita de sandwiches, como así también para sumergirlo en una gran variedad de salsas y ensaladas.
  
Ingredientes (para 10 pitas)
 
500 g de harina de pan
25 g de levadura instantánea
360 ml de agua
1 cucharada de azúcar
1 / 2 cucharada de sal
30 ml (2 cucharadas soperas) de aceite de oliva
 
Preparación: 
 
Mezclar la levadura con la harina en una procesadora. Añadir el agua, el azúcar, la sal y el aceite de oliva y amasar hasta que la masa esté suave, brillante y ligeramente pegajosa.
Colocar la masa a un recipiente engrasado grande. Rocíe el aceite de oliva por encima, cubrir con papel plástico y dejar leudar al doble de su tamaño original.
Precalentar el horno al máximo (250 ° C/500 ° F).
Coloque la masa sobre una superficie enharinada y divídala en 10 partes iguales. Haga bolas con cada parte. Cubra con una toalla húmeda y deje  reposar por 10 minutos.
Estirar cada bola en un disco de 10-12 cm de diámetro. Colóquelos en una bandeja forrada con papel de horno y hornear durante 5 minutos, justo hasta que las pitas se hinchan y comienzan a mostrar puntos de oro. Evitar el exceso de cocción, lo que hará que se seque.
Retirar del horno y dejar enfriar un poco. Cubrir las pitas con un paño de cocina por unos minutos para mantenerlos suaves.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
 Knishes de Papa (Tradicional Judía)
 
 
Le Knish es una especialidad de la gastronomía judía europea. El nombre deriva de la lengua yiddish que significa algo así como “albóndiga o tortita cocida al horno rellena”.
 
Se trata de unos bocaditos de masa, rellenos con una mezcla de puré de papas y cebollas, este relleno  es el de  la versión tradicional que surgió como consecuencia de una época de gran pobreza, en la que la papa era un alimento básico en todos los hogares.
 
Otras variantes de relleno se fueron creando siguiendo la diáspora judía y según el país en el que los inmigrantes se radicaban. Así podemos encontrar knishes rellenos con carne picada,  queso, repollo, hígados de pollo, cebada, etc.
 
En cuanto a la forma, pueden ser redondos, cuadrados, etc.
 
Esta especialidad tuvo mucha popularidad en el continente americano, con la llegada de los inmigrantes judíos a fines del siglo 19 y principios del 20. A tal punto que en algunas ciudades de Estados Unidos surgieron las llamadas Knish Bakery o Knishery. (negocios que vendían los knish como lo hacen las pizzerías o las sandwicherías con sus productos)
 
Ingredientes para la masa:
 
3/4 de taza de agua tibia
1/4 de taza de aceite de oliva
Una pizca de sal
Harina
 
Ingredientes para el relleno:
 
1 1/2 kgs. de patatas
2 cucharadas de agua
3 cebollas picadas y fritas
Sal y pimienta
 
Preparación:
 
En un recipiente grande, mezclar el agua tibia con el aceite y la sal. Batir bien e ir agregando, poco a poco, la harina, a medida que se remueve con una cuchara de madera, hasta conseguir una masa blanda, pero que se pueda estirar con el rodillo.
Dejar reposar durante media hora.
Mientras tanto, cocer las patatas y preparar con ellas un puré, al que añadiremos el agua, la sal, la pimienta y las cebollas picadas y fritas.
Estirar la masa bien fina y cortar círculos de unos 10 cm. de diámetro. Colocar un montoncito de puré en el centro y cerrar la masa con cuidado, en forma de bolsita, de manera que quede una especie de saquito relleno.
Pintar con huevo batido o mantequilla derretida. Colocar los knishes en una fuente de horno untada con mantequilla y espolvoreada con harina. Cocinar a horno fuerte al principio y medio al final, hasta que estén dorados.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Babaganush 
 
La gastronomía de Israel influencio a gran parte de Asia, sin embargo pocos de sus platos pasaron las barreras. Uno de los pocos que lo hicieron es el babaghanouj (conocido de diferentes formas en el mundo) que lleva el ingrediente mas usado en esta cocina que es la berenjena.
 
Ingredientes:
 
- 1 berenjena grande
- 1 cebolla mediana
- ½ atado de perejil picado
- ½ taza de tahine (pasta de semillas de sésamo)
- 2 cucharadas de jugo de limón
- 2 dientes de ajo aplastados
- 2 cucharaditas de agua
- 1 cucharadita de sal
- 1 pizca de pimienta de Cayena o árabe
 
Preparación:
 
Para su preparación coloque la berenjena entera con cáscara directamente sobre la llama de la cocina con la hornalla a fuego mediano, girándola a medida que la piel se quema y el interior se ablanda, o cocine en una cazuela a horno fuerte hasta que esté chamuscada y tierna, es decir unos 30 minutos. Deje que se enfríe, córtela por la mitad longitudinalmente y quítele la pulpa con una cuchara de madera (la cuchara de madera no altera el sabor). Desmenúcela en un bol de madera o cerámica. Ralle la cebolla por los agujeros más grandes del rallador. Retire el jugo de la cebolla. Mezcle la berenjena y la cebolla con perejil.
 
Mas tarde mezcle cuidadosamente la tahine con el jugo de limón y el ajo, incorpore una pequeña cantidad de agua y revuelva hasta que la mezcla quede blanca. Incorpore a la mezcla de la berenjena, agregue sal y pimienta de Cayena. Para reforzar el sabor puede añadirse más jugo de limón. Decore con perejil.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
La Cultura Judía de los Lacteos
 
La cultura judía esta muy vinculada a los productos lácteos. En nuestra rica y variada tradición gastronómica, los lácteos ocupan un lugar destacado. Incluso en algunas festividades como Shavuot o Janucá (Shavuot o Pentecostés, es la fiesta de la Semanas y Janucá es la Fiesta de las Luminarias y coincide en fechas con la Navidad), se sirven menús totalmente lácteos en las cenas familiares y comunitarias.
 
El keso blanko, un lácteo emblemático de la gastronomía judía
 
El keso blanko o queso fresco es un ingrediente fundamental en la gastronomía judía. En todos los países donde han vivido judíos, se ha desarrollado una variante de este queso.
 
De color blanco, consistencia pastosa y sabor delicado, este queso se obtiene a partir de la leche de oveja o de mezclas ( con vaca o cabra). Se elabora mediante un proceso de coagulación controlado, en el que se añade a la leche cuajos naturales o bacterias del tipo lactobacilus.
 
Los principales quesos blancos elaborados en España son:
 
Queso de Burgos: es el más popular de todos los frescos. Suave y digerible. Antiguamente se elaboraba con leche de oveja pero ahora se utiliza leche de vaca o mezclas de vaca y oveja. Se come acompañado de miel, membrillo o nueces (tradicional postre de abuelos), o bien en ensaladas. Se produce en Burgos (Comunidad de Castilla y León).
 
Queso de Villalón: queso fresco tradicional y sin fermentar. De pasta blanda y compactada, en algunas regiones lo denominan "Pata de Mulo". Su sabor es fresco y muy agradable y combina bien con ensaladas de verduras crudas o templadas. Se elabora en dos variantes: queso fresco y queso maduro de pasta prensada. Se produce de modo tradicional con leche de oveja pura o mezclada con leche de vaca, en las comarcas de Valladollid, León y Zamora.
 
Queso tipo Cabra: es un queso blanco, maduro y de pasta prensada. Prácticamente no tiene corteza, su aroma es láctico y su sabor salado. Se produce en las comarcas de Castilla-Leon.
 
(Los quesos blancos casher en España son producidos por Albe Lácteos del Jarama, según información del Rabinato de Madrid).
 
Tambien se elaboran en España:
 
Mozzarella: de origen italiano, sabor suave y forma compacta y redonda y sin corteza exterior.
 
Quark: de origen centro-europeo y muy ligero. Se produce con leche desnatada .
La elaboración de quesos y otros productos lácteos casher de España se concentra en las Comunidades de Castilla-León, Galicia, Asturias y Barcelona. Las juderías más cercanas a la producción de lácteos en España son Toledo, León, Segovia, Ribadavia, Oviedo, Girona, Barcelona y Tortosa.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Falafel  Croquetas de garbanzos y su salsa de yogurt
 
 
El faláfel es una croqueta de garbanzos o habas secas cuyo origen se remonta a los tiempos de la Biblia y se originó en algún lugar del subcontinente indio. Actualmente se come en India, Pakistán y Oriente Medio. Tradicionalmente se sirve con salsa de yogur o de tahina, así como en sándwich, en pan de pita o como entrante. En este último caso se sirve con ensalada y tomates.
Para 15 croquetas
 
Ingredientes :
 
300 g de garbanzos lechosos
1 cebolla
1 diente de ajo
1 pizca de bicarbonato de sodio
Perejil fresco
Cilantro fresco
1 cucharadita de comino en polvo
1 cucharadita de cilantro en polvo
Aceite para la fritura
 
Preparación:
 
La noche anterior colocar los garbanzos a remojar con agua en un gran bowl, agregar el bicarbonato y mezclar. Dejarlos como mínimo 12 horas y como máximo 24.
Colar los garbanzos y escurrirlos bien. Colocarlos en el recipiente del mixer o picadora y realizar un puré bien fino. Colocarlos de nuevo en el bowl.
 
Picar juntos, la cebolla, el ajo, el perejil y el cilantro. Añadirlos a los garbanzos y mezclar bien para integrar los ingredientes. Añadir el resto de especias y mezclar con las manos.
Cubrir con papel film y dejar reposar en la nevera una media hora antes de utilizar. Formar croquetas redondas del tamaño de una nuez o de una mandarina pequeña.
 
Freirlas en abundante aceite caliente unos 5 minutos, hasta que estén bien doradas.
Retirarlas e ir colocándolas sobre papel absorvente.
Servir acompañadas de hojas de lechuga, tomates en rodajas, hojas de menta (o de hierba buena) y salsa de yogurt. Otra alternativa es servirlos en pan pita. Puedes ver la receta del pan árabe o pan pita paso a paso está aquí.
 
Salsa de yogurt
 
1 yogurt griego natural
Zumo de medio limón verde
Perejil picado
Cilantro picado
Sal y pimienta
 
Colocar los ingredientes en un bowl pequeño, mezclarlos bien y llevar a la nevera hasta el momento de utilización.
 
Publicado en RECETAS JUDÍAS
Top