Knishes de Papa (Tradicional Judía)

Escrito por
 Knishes de Papa (Tradicional Judía)
 
 
Le Knish es una especialidad de la gastronomía judía europea. El nombre deriva de la lengua yiddish que significa algo así como “albóndiga o tortita cocida al horno rellena”.
 
Se trata de unos bocaditos de masa, rellenos con una mezcla de puré de papas y cebollas, este relleno  es el de  la versión tradicional que surgió como consecuencia de una época de gran pobreza, en la que la papa era un alimento básico en todos los hogares.
 
Otras variantes de relleno se fueron creando siguiendo la diáspora judía y según el país en el que los inmigrantes se radicaban. Así podemos encontrar knishes rellenos con carne picada,  queso, repollo, hígados de pollo, cebada, etc.
 
En cuanto a la forma, pueden ser redondos, cuadrados, etc.
 
Esta especialidad tuvo mucha popularidad en el continente americano, con la llegada de los inmigrantes judíos a fines del siglo 19 y principios del 20. A tal punto que en algunas ciudades de Estados Unidos surgieron las llamadas Knish Bakery o Knishery. (negocios que vendían los knish como lo hacen las pizzerías o las sandwicherías con sus productos)
 
Ingredientes para la masa:
 
3/4 de taza de agua tibia
1/4 de taza de aceite de oliva
Una pizca de sal
Harina
 
Ingredientes para el relleno:
 
1 1/2 kgs. de patatas
2 cucharadas de agua
3 cebollas picadas y fritas
Sal y pimienta
 
Preparación:
 
En un recipiente grande, mezclar el agua tibia con el aceite y la sal. Batir bien e ir agregando, poco a poco, la harina, a medida que se remueve con una cuchara de madera, hasta conseguir una masa blanda, pero que se pueda estirar con el rodillo.
Dejar reposar durante media hora.
Mientras tanto, cocer las patatas y preparar con ellas un puré, al que añadiremos el agua, la sal, la pimienta y las cebollas picadas y fritas.
Estirar la masa bien fina y cortar círculos de unos 10 cm. de diámetro. Colocar un montoncito de puré en el centro y cerrar la masa con cuidado, en forma de bolsita, de manera que quede una especie de saquito relleno.
Pintar con huevo batido o mantequilla derretida. Colocar los knishes en una fuente de horno untada con mantequilla y espolvoreada con harina. Cocinar a horno fuerte al principio y medio al final, hasta que estén dorados.
 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Top