Como hacer una Fondue de queso perfecta!
 
 
Este plato tradicional suizo es ideal para una reunión con familia o amigos. Es divertido, sencillo y versátil, ya que se pueden utilizar diferentes quesos, pero es importante seguir bien cada paso para obtener un buen resultado. Algunas de las cosas a tener cuenta para hacer una fondue de queso son:
 
1. El mejor sabor se consigue mezclando dos tipos de queso y puedes experimentar con diferentes combinaciones. Los quesos básicos para la fondue son los quesos suizos: Gruyere, Emmental, Vacherin, Appenzeller o Fribourgeois, aunque también funciona bien el  el Cheddar, el Gouda o el Comté e, incluso, algún queso azul si quieres darle un toque diferente. En cualquier caso, deben ser quesos que se derritan fácilmente.
 
Hay que calcular aproximadamente 200 gr de queso por persona.
 
2. El vino es un ingrediente fundamental ya que el ácido tartárico que contiene ayuda mantener la consistencia de la fondue y equilibrar la grasa. Los mejores son los vinos blancos secos tipo Sauvignon blanc, Pinot o Chardonnay, aunque no es necesario un vino caro. Hay que calcular unos 100 cc por cada 200 gr de queso.
 
Si no se desea emplear vino, se puede sustituir por jugo de limón ya que el ácido cítrico tiene el mismo efecto. En la receta tradicional, además del vino se emplea kirsch (aguardiente de cerezas), pero podemos probar con otros licores como vodka, ron o coñac.
 
3. El recipiente típico, llamado caquelón, ha de ser de barro, de cerámica refractaria o de hierro grueso esmaltado, ancho y no muy profundo. No se aconseja que sea metálico.
 
4. Hay que emplear un espesante como maicena, harina o fécula y disolverlo en el vino antes de fundir el queso, sin que queden grumos.
 
5. El queso se debe derretir gradualmente, a fuego lento y manteniendo la temperatura constante, sin hervir. Para que esto sea más fácil es conveniente triturar el queso antes de fundirlo.
 
6. Para remover la fondue hay que utilizar una cuchara de madera, de pala ancha. El movimiento para revolver una fondue de queso debe ser lento y constante, y en forma de ochos, llegando hasta el fondo.
 
7. La fondue tradicional se acompaña de pan blanco con bastante corteza. Un truco para no perderlo dentro de la fondue (en cuyo caso, según la costumbre suiza, debes pagar la bebida) es cortarlo a daditos y darle un golpe de calor en el horno. Puedes acompañarla también de salchichas, patata, pepinillos, verduras al vapor, tomates cherry o manzana.
 
8. La bebida que debe acompañar la fondue debe ser vino, cerveza o té caliente, para facilitar así su digestión, nunca agua, que produciría justo el efecto contrario.
 
 
Ingredientes para 4 personas:
 
2 vasos de vino blanco seco
400 gr Queso Gruyere
400 gr Queso Emmental
2 cucharadas de jugo de limón
2 cucharadas de maicena
4 cucharadas de Kirsch o aguardiente
Media cucharadita de nuez moscada
1 diente de ajo
Pimienta
Pan y los acompañamientos que desees servir
Debes reservar un poco más de vino y de queso para ajustar la consistencia si es necesario. Puedes sustituir alguno de los quesos por otro de los que hemos mencionado anteriormente y que puedes encontrar en nuestra web.
 
Preparación:
 
1. Frota el ajo dentro de la olla de fondue.
 
2. Vierte el vino blanco y el jugo de limón en la olla y enciende el quemador.
 
3. Deja que el vino y el jugo de limón se calienten, sin llegar a hervir.
 
4. Diluye la maicena en una taza con un poco de vino y el Kirsch. Reduce el fuego y añade la mezcla, removiendo para que no queden grumos.
 
5. Tritura el queso y añádelo a la mezcla, sin dejar de remover
 
6. Con una cuchara de madera, mezcla bien, revolviendo con regularidad y en ochos.
 
7. Agrega la nuez moscada y pimienta al gusto.
 
8. Si la mezcla queda demasiado dura, agrega más vino. Si la mezcla es demasiado blanda, añade más queso.
 
9. Lleva la olla directamente a la mesa sobre su quemador para que mantenga el calor.
 
10. Tras hacer la fondue de queso, sólo queda servir el pan y los acompañamientos y…¡a disfrutar!

Agradeciemientos a: http://www.quesoadictos.com
Sopa de Lentejas (Luego de un ayuno)
 
Ingredientes
 
 
2 tazas de lentejas marrones o verdes sin cocer
8 tazas de agua o caldo de verduras
1 cebolla grande picada
2 zanahorias grandes en rodajas gruesas
1 costilla de apio picado
2 grandes patatas doradas o rojas cortadas en grandes cubos
2 hojas de laurel
2 cubos de caldo de verduras se utilizan si se utiliza agua en lugar de caldo
1 cucharadita de cilantro molido
1/2 cucharadita de comino molido
Pimienta recién molida al gusto
2 dientes de ajo picado
Condimentos adicionales: 1/4 cucharadita de cilantro, 1/4 cucharadita de comino, 2 dientes de ajo picado
sal al gusto
4 onzas de espinaca fresca picada si hojas grandes
2 cucharaditas de vinagre de vino tinto o jugo de limón
 
Preparación:
 
Recoge las lentejas y enjuágate bien.
 
Inicie el calentamiento de agua o de caldo en la olla a presión mientras corta las verduras. Agregue todos los ingredientes excepto los condimentos adicionales, sal, espinacas y vinagre en la olla y hervir. Selle la olla y cocine a alta presión durante 10 minutos. Retire del fuego y deje reposar durante 5 minutos antes de usar un método de liberación rápida para liberar la presión. (Si usted no tiene una olla a presión, simplemente puede cocinar esto en la estufa hasta que las lentejas estén tiernas, aproximadamente una hora.)
 
Asegúrese de que las lentejas y las patatas estén tiernas; Si no, cocine, cubierto pero no a presión, hasta que esté hecho, añadiendo agua si parece demasiado gruesa. Retire las hojas de laurel y agregue los condimentos adicionales, sal y espinacas. Compruebe los condimentos, agregando más comino y cilantro según sea necesario. Cocinar por sólo unos minutos para marchitar la espinaca. Agregue el vinagre o el jugo de limón y sirva.
 
 
 Brochetas vegetarianas 
 
La parrilla nos da la posibilidad de disfrutar no sólo carnes y pescados a las brasas, sino también de nuestras verduras favoritas.
 
Si no comes carne o si no quieres excederte con la cantidad de “asados”, pon atención a la siguiente receta.
 
Ingredientes (6 brochetas aprox):
 
¼ Tomate cherry
1 Zapallo italiano
1/4 Cebolla perla o 1 cebolla grande
1 Bandeja de champiñones
1 Pimentón rojo
 
Preparación Cortar el zapallo, la cebolla y el pimentón de forma que puedan ponerse en un mondadiente.  Poner los ingredientes junto con el tomate y los champiñones intercalándolos. Aliñar con aceite de oliva, sal, orégano,  un poco de pimienta y ajo en polvo. Poner en la parrilla cuando las brasas estén a punto. Voltear para que las verduras se cuecen y doren sin quemarse.
 
Cuando estén listas las podemos disfrutar con alguna salsa a elección.
 
Otras verduras que resultan ideales para estas brochetas son el brócoli y la berenjena.
 
Agradecimientos a http://cookcina.com
 
Como preparar Leches Vegetales
 
Leche de Avena
 
Ingredientes para 1 litro de leche:
 
1 taza de avena cruda (no instantánea)
4 tazas de agua, depende de lo consistente que desees que esté la leche
6 almendras
Canela molida al gusto
Miel, o estevia, lo que tu prefieras
 
Preparación:
 
La noche anterior dejaremos en remojo tanto la avena como las almendras. Que el agua las cubra.
Al día siguiente escurrimos bien los dos ingredientes, para después, llevarlos a la batidora.
Añade el agua que tu quieras. Si deseas una consistencia media pon 4 tazas, si la quieres algo más espesa incluye tres.
Añade también la canela y el endulzante que desees. A tu gusto.
Intenta que todos los ingredientes se queden bien finitos y homogéneos cuando los proceses en la batidora, para después, pasar la mezcla por un colador.Disfrutarás de una de las mejores leches vegetales.
El excedente de avena, puede servirte para hacer galletas, no lo tires.
 
Leche de Arroz
 
Ingredientes para dos litros:
 
1 taza de arroz
8 tazas de agua
2 cucharadas de aceite de girasol
4 cucharadas de miel (o al gusto)
 
Preparación:
 
Empezamos hirviendo el agua, cuando esté al máximo, añade el arroz. Remueve bien.
Una vez haya llegado a la ebullición, bajamos el fuego y dejamos que el arroz se cueza durante 2 horas con la olla tapada. Remueve de vez en cuando.
Cuando haya transcurrido este tiempo, añade una pizquita de  sal, remueve, y apaga el fuego.
Una vez haya enfriado un poco, pasamos ya el arroz por la licuadora. Necesitamos obtener una crema muy finita. Una especie de caldo. Tómate el tiempo necesario.
Añade el aceite de girasol y la miel, para después, seguir procesando.
Ahora colamos la mezcla obtenida, intentando obtener a leche sin ningún rastro del arroz. Se trata de una de las leches vegetales más sanas, digestivas y con menos grasas.
 
 
Leche de Nueces
 
Ingredientes para 1 litro:
 
Una taza de nueces
4 tazas de agua
2 cucharadas de miel
Una pizca de canela en polvo
 
Preparación:
 
Dejamos a remojo las nueces la noche anterior.
A la mañana siguiente las escurrimos y las llevamos a la batidora junto al litro de agua, y las cucharadas de miel al gusto y la canela.
Lo licuamos todo bien hasta obtener una mezcla espesa y homogénea.
Ahora hemos de filtrarla, para ello es ideal una tela de algodón. Vamos oprimiendo la mezcla para liberar la leche de las nueces. Estas nueces pueden servirte luego para hacer galletas.
Guarda la leche de nueces en el refrigerador en una botella de cristal. Recuerda que debes consumirla durante dos días, más allá pierde sus nutrientes.
 
Los nutricionistas la consideran como una de las leches vegetales más beneficiosas por su alto contenido en antioxidantes.
 
Agradecimientos a https://mejorconsalud.com
Como conservar Hierbas Frescas en Aceite de Oliva
 
Ingredientes:
 
Hierbas aromáticas frescas: romero, orégano, salvia, hinojo, tomillo
Aceite de oliva
Cubiteras de hielo en el congelador
Papel film transparente
 
Preparación: 
 
Las mejores hierbas aromáticas para conservar con este método son las de hojas más gruesas, como romero, salvia, tomillo y orégano. Evita congelar albahaca, menta y melisa, ya que estas hierbas resultan mejor usándolas frescas.
 
Elige hierbas frescas con hojas firmes, recién compradas o de tu jardín. Puedes cortarlas finamente o dejarlas en hojas más grandes, según tu preferencia. Llena las cubiteras en 2/3 de su capacidad cada espacio y rellena hasta el borde con aceite de oliva.
 
Cubre ligeramente con papel film y congela durante toda la noche.
 
Al otro día, retira los cubos de la cubitera y consérvalos en bolsas para freezer en el congelador.
 
¡No olvides etiquetar cada bolsa!
 
Estos cubos de hierbas y aceite de oliva serán perfectos para utilizar en preparaciones que lleven aceite, como un guiso, un puré de papas o una sopa.
 
Prueba usarlos para preparar sopa cremosa de tomate o un puré de patatas especiado.
 
Agradecimiento a http://www.hazteveg.com
 
Berenjenas gratinadas con tomate y pesto
 
Ingredientes (para 4 personas):
 
2 berenjenas
5 tomates maduros
1 cucharada de pesto 
750 ml de leche
250 gramos de harina
50 gramos de margarina
50 gramos de queso rallado
Aceite, pimienta y sal
 
Preparación:
 
Primero, cortaremos la berenjena en rebanadas finas y con muy poco aceite la saltearemos en la sartén a fuego medio-alto. La retiraremos y, también a fuego medio, pondremos a cocinar en la misma sartén los 5 tomates cortados por la mitad, con un poco de sal y pimienta.
 
Mientras se cocinan los tomates, haremos la salsa bechamel. En un recipiente (puede ser una sartén o una pequeña cacerola) pondremos a fuego medio-bajo un poco de margarina. Cuando esté desecha, añadiremos la leche y antes de que hierva, iremos vertiendo la harina muy despacio y removiendo bien hasta que adquiera una textura homogénea y sin grumos. Si no lo conseguimos, que no cunda el pánico: siempre podemos colar la salsa resultante para eliminar los grumos. Antes de sacarla de los fogones añadiremos un poco de sal y una pizca de pimienta.
 
En un recipiente para horno, pondremos en el fondo una capa delgada de berenjenas, encima de la cual añadiremos el tomate mezclado con la cucharada de pesto y, finalmente, lo cubriremos todo con la berenjena restante. Por encima añadiremos la salsa bechamel, repartiendo láminas de margarina por su superficie y espolvoreando por encima el queso rallado. 
 
 
 
Página 1 de 8
Top